Medicina individualizada en tumores sólidos

En Europa, el cáncer de próstata (PCa) es el neoplasma sólido más común, con una incidencia de 214 casos por cada 1000 hombres, sobrepasando las cifras de los cánceres de pulmón y colorectal. El PCa afecta a los ancianos con más frecuencia y por tanto constituye un gran problema para la salud en los países desarrollados. El manejo terapéutico del PCa ha resultado cada vez más complejo como consecuencia de la disponibilidad de distintas opciones terapéuticas específicas de estadio.

Un tema importante es la discriminación entre la enfermedad de riesgo intermedio favorable y desfavorable. Y especialmente importante es la identificación de pacientes de alto riesgo (basada en patrones clínicos y moleculares), susceptibles de tratamiento más intenso y radical o de su inclusión en ensayos clínicos. Puesto que el PCa avanzado puede considerarse como una enfermedad crónica, la evaluación de la calidad de vida y el control de los efectos tóxicos inducidos por el tratamiento se han convertido en una prioridad en la aproximación global a los pacientes de PCa.

Este grupo está enfocado en tres líneas de investigación: 1) la identificación de marcadores clínicos y biológicos como factores de riesgo y predictivos. Trabajamos en un proyecto cooperativo con el CNIO para determinar el valor pronóstico de la expresión de marcadores moleculares (hif1a, pak-6, y psmb4) en muestras de biopsias de pacientes de cáncer de próstata localizado, de riesgo intermedio y alto, tratados con privación de andrógenos y radioterapia con escalada de dosis.

También participamos en un proyecto internacional con un panel de genes de progresión de ciclo celular (CCP); una prueba para la evaluación de riesgo en pacientes de PCa localizado. La prueba combina los niveles de expresión de 31 genes relacionados con la progresión del ciclo celular y de 15 genes “housekeeping” en un índice de progresión de ciclo celular (CCP) que se usará para predecir la progresión y mortalidad específica del cáncer de próstata durante 10 años. 2) Ensayos aleatorizados realizados en las dos últimas décadas han mostrado que la privación de andrógenos combinada con dosis convencionales de radioterapia mejora la supervivencia global, fundamentalmente en pacientes con cáncer de próstata de riesgo intermedio y alto.

De forma similar, los resultados clínicos han mejorado sustancialmente con radioterapia de dosis alta. En vista de la ausencia de ensayos aleatorizados específicos, diseñamos un ensayo clínico de fase III para determinar la duración óptima de la privación de andrógenos junto con radioterapia de dosis alta en pacientes de PCa localizado de riesgo intermedio y alto (EudraCT 2005-000417-36). 3) El receptor de andrógeno continúa siendo el principal causante de la progresión del CRPC. Participamos en dos ensayos clínicos internacionales con Enzalutamida. Enzalutamida es un potente inhibidor del receptor de andrógeno que prolonga de forma significativa la supervivencia global en hombres con CRPC metastático. Los dos ensayos evaluarán enzalutamida en 2 escenarios: CRPC y tratamiento de progresión bioquímica tras terapia local primaria.

Miembros del equipo

Jefe de grupo:

Almudena Zapatero Laborda

Hospital Universitario La Princesa

  Resto del equipo. Hospital Universitario La Princesa:

  • María Magdalena Adrados de Llano
  • Ramón Cristóbal Arellano Gañan
  • Pablo Castro Tejero
  • José Alfonso Cruz Conde
  • María del Carmen Martín de Vidales Cervantes
  • María Teresa Murillo González
  • Leopoldo Pérez González
  • María Roch González
Zapatero Laborda, Almudena. Valor pronóstico de los niveles de células tumorales circulantes (CTCS) en sangre periférica en pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo (estadios IIb-III) sometidos a tratamiento radical con radioterapia y hormonoterapia. Janssen-Radio. Onco. 2013-2015.
Zapatero A, Guerrero A, Maldonado X, Alvarez A, Gonzalez San Segundo C, Cabeza Rodríguez MA, Macias V, Pedro Olive A, Casas F, Boladeras A, de Vidales CM, Vazquez de la Torre ML, Villà S, Perez de la Haza A, Calvo FA. High-dose radiotherapy with short-term or long-term androgen deprivation in localised prostate cancer (DART01/05 GICOR): a randomised, controlled, phase 3 trial. Lancet Oncol 2015. 16: 320-327. FI: 24,690(Q1). PMID: 25702876. DOI: 10.1016/S1470-2045(15)70045-8.

Zapatero A, García-Vicente F, Martín de Vidales C, Cruz Conde A, Ibáñez Y, Fernández I, Rabadán M. Long-term results after high-dose radiotherapy and adjuvant hormones in prostate cancer: how curable is high-risk desease?. Int. J. Radiat. Oncol. Biol. Phys. 2011. 81: 1279-1285. FI: 4,105(Q1). PMID: 22999456. DOI: 10.1016/j.urology.2012.07.045.

Zapatero A, Mínguez R, Nieto S, Martín de Vidales C, García-Vicente F. Post-treatment prostate biopsies in the era of three-dimensional conformal radiotherapy: what can they teach us?. Eur Urol 2009. 55:902-909. FI: 7,667(Q1). PMID: 18485578. DOI: 10.1016/j.eururo.2008.04.076.

Zapatero A, Valcárcel F, Calvo FA, Algás R, Béjar A, Maldonado J, Villá S. Risk-adapted androgen deprivation and escalated three-dimensional conformal radiotherapy for prostate cancer: Does radiation dose influence outcome of patients treated with adjuvant androgen deprivation? A GICOR study. J Clin Oncol 2005. 23:6561-6568. FI: 11.810 (Q1). PMID: 16170164.

Zapatero A, Morente M, Nieto S, Martín de Vidales C, Lopez C, Adrados M, Arellano R, Artiga MJ, Garcia-Vicente F, Herranz LM, Leaman O. Predictive value of PAK6 and PSMB4 expression in patients with localized prostate cancer treated with dose-escalation radiation therapy and androgen deprivation therapy. Urol. Oncol.-Semin. Orig. Investig. 2014. 32: 1327-1332. FI: 2,768(Q2). PMID: 24946957. DOI: 10.1016/j.urolonc.2014.05.004.